<b>CARRETA    DE    LETRAAAASSS</b>

A veces pensar te lleva a escribir; tarea compleja y exige que se tenga disciplina y respeto por los lectores. Sé que tengo errores, pero me exhibo para desarrollar esta habilidad. Ojalá que las críticas sean constructivas y de antemano agradezco su atención al leer estos pensamientos en construcción.

2 ene. 2010

El edén de P+L


Sí las manos juegas                                                               

Entonces…

Tus dedos de piano

Hacen música de horizonte morfológico.

Buscando alguna boca

Irrumpiendo el país de los delirios

Con bandas callejeras corrompes el silencio

Para comulgar letras de morfina.

En el país de ilusiones que esconde el pecho.

Agua y fuego, no son ningún peligro.

Sino complemento de cóncavo y convexo                                 

Cuya gloria atropella el pensamiento

con remolinos de precipicio

Suicidio  de cascada con alarido

Sobre los parajes de Cúpido

Para dormir acompañados.. .
mientras lo virtual juega su cometido...
                   
¡Silencio, compañeros!

No son letras para mi amada

Sino la comunión de los versos

Que escriben ustedes,  sinceros  amigos.

Más digo humildemente

Entre  cielos y riquezas

Brilla la página de Poesía+letras.

P+L sobre la magia que desaparece el infierno

Y relumbrar el mitificado Edén de la palabra.

Cuyo cetro y orquestador de la velada

Se apellida Caballero.
Mientras sus córceles amigos llegan con alforgas de todo el mundo
Para entregar el poder de la palabra
A este baluarte amigo.

Atte eldatildeltecomate.

MUJER DE MARFIL

I
Apareces detrás de la montaña                                              

Con tu corola reluciente.

Y tu caminar celeste

Vas remontando tu pradera negra de misterio y de poema.

Sabiendo que tu romántico paisaje enamora


A corazones locos como el mío.

Por eso. Te lo entrego sin ambages.

Decir. Qué de mirarte por las noches                                     

¡Emocionado… platico contigo!

Y por el día, describo tu caminar cautivo,

Qué inspiras los jirones furtivos.

¡Quiero presumirte! qué lo que escribo

Te lo enviaré con el mensajero de los dioses.

Un cometa que se anime a desviar su camino

Sólo espero el dragón de las estrellas

Y mandar mis versos y des lectura a lo que siento...

II
Cometa. Como mensajero en los misteriosos cielos

Desciende a la atmósfera terrena

Te suplico, entregues a la hermosa Selene de los griegos

Esta carta de sueños y pasiones.

Dile –qué aunque no conteste con palabras

...estaré pendiente de su mensaje.

Explícale, que me conformo con sus centellas

Y pose sobre las noches de mi cielo,

Con augusta luz resplandeciente

E ilumine él cerro que circunda mi pueblo de nostalgias,

Pero, especialmente hazle saber de mí suplica

Con la mayor de tus vehemencias…

-Dice, aquel "cabrón", que no tardes en contestarle.    


...Y cuando observes que intrigada se detiene

Para hurgar al interior de mi mensaje…

Y emocionada comienza a leer mis letras…

¡Retírate!

Que lo que sigue es para ella y su pensamiento...
III                                                                             

…Té suplico hermosa nínive no dudes del mensaje

soy el ilota enamorado y como nadie. Me encuentro

a los pies de tu misterio

te venero mientras tu vuelo deslizas por el cielo,

y cuando no te miro. Mis oraciones son para pedir

que los dioses guarden tu otro camino en el obscuro universo.

Te confieso que en noviembre, cuando tu cercana presencia

casi obtengo. Me nacen unos picaros pensamientos y

…deseo que resbales y ruedes hasta mis brazos

y corramos a escondernos e ignorar las estrellas

qué a gritos te llamaran para que regreses al firmamento.

-No te rías, si te parece incomprensible
                                                                                             
este loco desvarió.

Te confirmo que mi lápida

inscrito está tú nombre y el mío.

Quizás no te arranque algún suspiro, pero te cuento

que quisiera llegar hasta tu gigante ombligo            

y construir una lámpara para alumbrar mi camino

cuando te pierdes de mi mirada...

Te quiero! Con tu ropaje de zafiro cristalino

y tus hechizos de plenilunio,

por eso te escribo este beso de palabras

esperando me regales un guiño

que guardaré entre mis sábanas

mientras osas acercarte a la tierra de este loco de remate...

Y te reitero, estoy dispuesto a quererte sin tu destino a mi lado    

aunque mi amor ya tienes confirmado

ansió alcanzarte.

cuando Dios me lleve a las estrellas.

Entonces, lograré acercarme a ti

te acompañaré en tus nocturnas pasarelas.

y para siempre, compartiré tus aposentos,

Por eso...espero que digas que sí, y...

una historia de amor se escribirá como ninguna.

Coyolxauhqui. Diosa azteca, yo no se si duermes, pero te digo

que mientras se acerca el momento

sueño que duermo en tus brazos…

Hasta mañana, mi mujer de marfil.

1 ene. 2010

Carta para un momento airado


Sobre el remanso de tranquilidad                                         


Descansa el sol de tu presencia,

Diáfanos colores de tu fuerza interna

Profundidad de la vida, contigo compartiendo.

Resplandor de tu corazón que venero,

Desde aquel día en que me crucé en tu camino…

Aunque es cierto, a veces caminamos

Entre las nubes de varios coloridos,

Llovizna, aguacero, ciclón o ventarrón…

En el cielo de la casa, siempre queda una luz dorada.

Brillo de esperanza que calma el mar de marejadas

Y perezca la lava de tu enojo o la profundidad de tu tristeza  

Que ahonda el abismo del orgullo y tirano nos separa                 

Entre tu mundo prestado y mi planeta rentado.

Más como la tierra es verde ante el ojo humano

Espero el final de la lluvia para que escampe

Y un cielo de sonrisas me obsequies como si nada,

Tomarte suavemente para mi sed de desierto,

y destruir la distancia entre el infierno de no tenerte

Y la gloria de encontrarte entre mis brazos...

Sí, en ocasiones propicio la nieve de los montes

Y tus pies desplazas en la base del témpano de hielo…

Aunque no soy perfecto, te prefiero junto a mí…pero,

Ten a tu lado algún artilugio que tempere la aurora de tus besos,

Y un vuelo de nubes adorne la bóveda de nuestros cuerpos.             

Porque la tarde llega lentamente con tonos bellos.

En su momento, el tiempo cobra su factura

Y quizás entonces, te des cuenta

De haber evitado algún fracaso, por no querer abrir

La coraza del corazón que idolatro...

Si fuerte es el resplandor que ocasiono, y negativo se refuerza,

La pasión de la ira, que descompone la enfermiza cresta

De nuestra actitud en cada momento ciego…

Entonces… Sí te llevo entre mis huesos

Quisiera que mirásemos algunos relieves del horizonte….

En ocasiones diques de agua, otras veces cascadas que rompen

El llano de la virtud de los valores compartidos                            

En nuestra pequeña morada que construimos juntos…

Sí, también en nuestra vida construimos cascadas bellas      

Que se descuelgan con las medidas que deseemos.

Mientras el aluvión lo permita, ellas serán hermosas

Como cada mañana que caminas conmigo

Bañados con sus aguas cristalinas y tersas.

Y sientas un islote construido en medio del mar de la vida.

El agua sube y baja como termómetro de la felicidad.

Nube que juntos desplazamos en el relieve diario.

Espero que des -cuantas veces sea necesario-

Tu tolerancia, tu verdad y tu amor.

Somos otra historia del universo, desde el día que nos entregamos.

Y en el libro de la vida se inscribieron nuestros nombres.            

…Que sí el cielo cambia de color y el suelo alberga

Algún tesoro de agua nieve, toma en cuenta que de ella

Sentimos una extraña luz de su belleza... y como la luna

Desde sus aposentos mira, este celeste cuerpo de la tierra,

A nosotros nos regala el umbrío de la montaña.

La montaña se mira majestuosa bajo el fondo de su paso

Y todo se valora en medio del relieve que impide nuestros pasos…

Y para que te lo sepas…mis mayores me dijeron…

Siempre existe alguna vereda que conduce hasta tu corazón dorado.

Tal vez, ubicado sobre la cuesta que obligue

A llevar un arnés y una soga para no morir en el intento…

Tal vez, en el ocaso de mi vejez acompañado de tu mirada.

Con orgullo exprese que conozco tus secretos entre mis manos

Tal vez, extraiga fuerza de los árboles que eclipsan el paisaje

De mis ojos, no me importa, siempre quedan claro-oscuros de la vida. 

Y si no, pregúntale al astro sol, cuando en esfera se convierte

Y lentamente se retira a descansar entre el agua del inmenso mar.

…Desde aquí, el horizonte inspira… pero,

¿Qué pensará el sol con su única pupila y mirar el camino que deja

atrás,

Cuando cansado se retira a su aposento para el nuevo día?

Imagino y quiero pensar que renueva sus bríos e impetuoso, vuelve a   

brillar.

Y otra vez, su energía empieza a colorear

Cada rincón de la tierra sin discriminación…

Mujer, sí tu eres mi sol, porque no perdonar;

Si tu eres mi sol ¿Por qué tus enojos se prolongan con ocasional

intensidad?                                                                           

Sí tu eres mi sol alumbra mi camino sin descansar

Porque sólo tengo un corazón para adorarte,

Y no me importa el relieve con que vistas,

Al final, mi corazón lo tienes sin condición.

Y rendido a tus pies, brilla más intenso todos los días.

Duerme tranquila, mientras hago guardia en tu despertar.

Carta para una esposa

Cada mañana despierto pensando en ti. Me agrada tu sonrisa que desborda felicidad y me enamora la dulzura de tu rostro. Con estos ánimos me levanto de la cama y es que en cada amanecer las cosas –fuera del hogar- se ven venir de formas distintas, son a veces muy difíciles y otras entramadas. Pero tú, siempre entregas el mejor de tus mensajes e intuyes y preparas la ropa para mi vestir; te esmeras en el desayuno; previendo que quizás no tenga oportunidad de comer durante el día. Luego con tu mohín de audacia cuidas mi aseo personal; el lustre del calzado; los dientes y la corbata. Y ya para salir, llego a la puerta y a un paso de abrir. Corres y te prendes con tus brazos y me enamoras cándidamente con el néctar de tus labios. Encantado de tus gracias enciendo el auto. Mientras tu mano sincera –dice- adiós…hasta luego…que tengas un hermoso día…luego tus ojos negros se estiran en una ráfaga de un te amo…deslizo el auto y me despido.
El jardín, el portón, la calle y algunos perros voy observando mientras por el retrovisor pierdo tu mirada. Enciendo la radio y presto atención al volante. Ya en carretera el tránsito desvía mi atención y te pierdo en mi pensamiento. Llegar al trabajo es toda una odisea en la era moderna; a veces empiezo el trajín con el uso de habilidades comunicativas y de civilidad. A veces práctico la solidaridad con los demás compañeros del volante; evito las malas palabras que de vez en cuando florecen en mi jardín ingrato. Reconozco que trato de enterrarlas, pero son como la hierba parásita comiendo en mi subconsciente. Pido disculpas pero ya es tarde. Su uso envilece por momentos mi alma, aunque es práctica común en este mar de motores. Hace trizas mi yo. Te platico esto porque espero que intercedas e implores absolución en tus oraciones con el creador. Quiero dejar de ser ordinario y evitar la confrontación.                                 
Por fin el último semáforo deja que entre a las instalaciones de las oficinas centrales; busco el mejor lugar para aparcar el auto. Luego inicio el ascenso por las escalinatas del edificio que es mi segundo hogar. Abro la puerta de la oficina y lo primero que miro es tu retrato cuya mirada de fuerza contagia mis adentros y con ahínco inicio las tareas de la mañana del mediodía y de la tarde. No sé que arte genera que las horas se reducen y pronto alisto el portafolio para el regreso a casa. En ocasiones se presentan retardos, a veces nocturnos y sé que en casa inquieta te encuentras. Procuro llamar en la menor oportunidad y al topar con tu voz otra vez me consientes. Mientras arreglo los asuntos. Sonrió, pues pronto llegaré a casa y disfrutar con los niños y contigo la merienda que preparaste; ocasionalmente la tarea escolar de nuestros traviesos y luego algún programa de televisión. Mientras ellos deciden ir a dormir te observo perspicaz, y atrevido busco el preámbulo de estar a solas nuevamente contigo.
Sin embargo está primavera he sentido cansado el cuerpo y me pregunto si mi salud ha entrado a su destemplanza natural de los años. No me inquieta del todo pues sé que tú estarás a mi lado. Lo que me preocupa es no saber si estás preparada para caminar sin mí. Aunque dicen que nadie es indispensable. Creo que tu eres mi complemento y por eso quiero agradecerte en estas líneas cada instante que vives a mi lado, cada amanecer; cada puesta de sol en el corredor de la casa; aquella lectura compartida; aquellos viajes que realicé contigo, tu libro de versos, tú hermosa silueta sobre la arena del mar; tu arte de cocinar y extrañar el sazón de tus platillos en mi paladar cuando me encuentro lejos; tus preguntas; tu aprobación en los negocios del hogar; el lloro ante la película romántica y tú asida a mis dedos; la noche y las estrellas; aquel extraño placer por el chisme familiar –perdón nadie es perfecto-: el aseo de la casa; el jardín de flores y ese momento tuyo de charlar con ellas; la compra desmedida por enseres para tu cocina; tu aburrimiento de mis francachelas, tu rígida autoridad para nuestros hijos; el festejo de los cumpleaños; tu cita semestral en la tumba de tu padre…la lista es interminable y es que mil cosas pasamos juntos. Sé que tú tendrás un arsenal de recuerdos porque la gloria de ser mujer te permite ser más receptiva. Gracias amor. No sé cuando te entregue esto, pero sino lo hago, espero que hurgues entre mis cosas. Aunque siempre respetamos algunas incógnitas y quizás sea el mejor valor que te reconozco pues me enseñaste a respetar los secretos propios, no por indignos sino como la práctica de la confianza mutua. Sí un día no regreso y flores vistan mi aposento. Te encargo a nuestros hijos, ellos serán la fuerza de tus sentimientos. Y si preguntan por la finalidad de la familia. Diles que es la fortaleza de la vida. Diles que la familia es el soporte para buscar la felicidad día a día. Que si alguien se adelanta a la eternidad. Éste vivirá en el corazón para siempre. La familia es la seguridad de iniciar el tejido de otras relaciones familiares. Quisiera que por siempre se encuentre escondida esta carta. Pero, por si acaso y sólo por si acaso amada esposa, pido a Dios que te bendiga y yo te reitero mi total agradecimiento y amor eterno. Sinceramente. Tu esposo y compañero…tú amigo por siempre.

"CUANDO ESTÁS CONMIGO"


Cuando caminas conmigo
te presumo como lluvia duradera.

cuando te miro lejana
a mordidas malsanas te imagino

cuando te contemplo sobre la almohada                                                
veo la princesa de mis sueños.

cuando te miro preocupada
quiero que sepas qué cuentas conmigo.

cuando bajas de la cama y vas a la cocina
tramo la estrategia para tenerte conmigo...

más como salir es necesario
y separarnos es inevitable, mi corazón se ufana de contar contigo...

y va buscando detalles que te halagen por la tarde,
al regresar a casa lleva las manos ocupadas
y antes de de buscar la caricia de  tu cuerpo.

busca sorprendenderte

...algo de seda                                                                                                  
para tu piel suave

...flores rojas
para tu corazón remolino

...chocolates de licor o de avellanas
para tus caprichos

...un perfume de bosques caduxifolios
para tus suspiros.

y sí quieres...
enredar las raíces
hacemos un nido de tortolitos,
olemos la tierra y volamos juntos el horizonte
y  guardo tu vuelo en mi memoria.
...y cuando llegue la tarde y alguien falte
vivamos el obsequio de las sonrisas...amorosas
¡por esas cosas que tú eres…cuando te tengo!
la gloria y el invierno
hacen un río de pensamientos...

¡mira, observa, ve, contempla!
y...miénteme. Sí hay otro ilota menos cuerdo
que tenga la dicha para decírtelo.

29 dic. 2009

...Atentamente tu perfume


Quisiera ser el espejo
Que siempre te contempla
Absorberte todas las mañanas
Y ser el primero en alabar tu belleza.
Quisiera ser el sabor de tus labios
El bilé que siempre te acompaña
Y estar en la prisión de tus perlas nacaradas
Cuando reprimes algún deseo travieso.
Quisiera convertir mis huesos en el taburete
Que tiene la dicha de sostener tus posaderas fresas
Y sentir el cosquilleo que transita inquieto
Mientras resaltas tu hermosura.
Quisiera ser el tocador de madera
Donde guardas tus secretos, tus esencias
Y esconder lo que inspiras…
Junto a tu ropa de seda.
Quisiera ser la gota que resbala
Por la pared de tu espalda
Y conocer el lunar que escondes
O llegar a tus precipicios prohibidos.

Quisiera ser el gladiador de tus lunas gemelas
Y beber tus esencias de horas
Hasta envenenar mi alma
Para ir al cielo de la gloria.
Quisiera perderme en la selva de tus cabellos
Visitar el promontorio vecino
Saludar y regresar por el mismo camino.
Hacer qué me extrañes cuando sales de casa
Y sea la caricia que de ti
Yo espero….atentamente tu perfume.